Nuestros alumnos, han recibido un curso sobre economía sumergida, enmarcado dentro del Proyecto Capacitar que implementa nuestra Asociación Creativa:

¿Qué es la economía sumergida?
La economía sumergida es aquella parte de la actividad económica que discurre al margen de los registros, las estadísticas y los controles oficiales. O, más concretamente, por oposición al concepto de economía formal o regular, el conjunto de todas aquellas actividades económicas que debiendo formar parte del producto interior bruto (PIB) no se incluyen en su cómputo, por no figurar inscritas en los registros oficiales. Los empresarios que la practican lo hacen, aprovechándose de una situación económica de desempleo, con el propósito deliberado de eludir el pago de impuestos y de las cuotas de la Seguridad Social, así como para evitar tener que dar cumplimiento a la normativa legal que afecta al desarrollo de su actividad.

¿Cómo puede el INE cuantificar la economía sumergida?
De las investigaciones realizadas en los países occidentales más representativos se deduce que el peso de la economía sumergida es importante en todos ellos (oscila entre el 3 y el 33 por 100 del PIB). Los métodos utilizados para su medición son múltiples: investigaciones muéstrales, consultas a expertos, divergencias entre los ingresos y gastos en las estadísticas oficiales, evolución de la relación entre la población que demanda trabajo en el mercado laboral oficial y el total poblacional, evolución de la cantidad de dinero con relación al PIB (las actividades ocultas necesitan también dinero para realizar sus transacciones) o de la relación efectivo-depósitos (las transacciones de la economía sumergida se suelen realizar con dinero en efectivo, toda vez que esta modalidad de pago no deja huella), etcétera.

¿Son lo mismo economía sumergida y economía ilegal?
No, son dos conceptos diferentes aunque puede haber algún solapamiento en su medición. La economía sumergida se mueve en general en el ámbito de las actividades legales en la economía, pero existe también como hemos apuntado la producción de bienes o servicios declarados ilegales en las normas de cada país, y que conforman lo que se denomina economía ilegal. Dentro de la economía ilegal se encuentran las actividades de prostitución, contrabando, tráfico de drogas y sobornos, que de forma explícita a fecha de hoy no forman parte del PIB. Uno puede preguntarse, ¿estas actividades deben incluirse en el PIB de un país? De acuerdo con las normas del SEC-95, que es el sistema europeo vigente de contabilidad nacional, sí deben incluirse.